¡Déjate de excusas! Recuperar muebles de madera no es misión imposible

Lunes, 7 Enero, 2019

¿Cuál es tu excusa para no restuarar tus muebles de madera?

Encontramos cientos de razones para justificar que ese viejo mueble de madera que todos tenemos en algún rincón siga sin restaurar.

  1. Es muy difícil restaurar un mueble. Mejor me compro uno nuevo, que hoy día los encuentras muy chulos y a muy buen precio. Y cuando me canse de él, pues me compro otro y listo.
  2. Está pasado de moda. Ese color que tiene ¡es un horror! Tiene tantas capas de pintura o barniz, que ya ni se intuye qué tipo de madera hay ahí debajo.
  3. No merece la pena. La madera está llena de grietas, agujeros, rayazos... Esto no tiene más futuro que acabar en el contenedor.
  4. No sabría ni por dónde empezar. ¿Qué herramientas necesito?, ¿qué productos uso?, ¿cómo lo hago?... Y además es un engorro, lo voy a manchar todo para nada.

Todas las excusas que oímos giran alrededor de estas 4 principales, ¿cuál es la tuya?.

Sea cual sea tu excusa, ¡nosotros te la desmontamos!

  1. La madera es un material noble y duradero. Es cierto que hoy día encuentras muebles muy económicos, de los que se producen en masa utilizando materiales que no son madera maciza. Pero ninguno aporta el estilo personal, la robustez y la calidez de un mueble de madera. Y si eres fan del vintage, entonces está todavía más claro: olvídate de comprar, ¡tienes que restaurar!
  2. ¿Que tu mueble está pintado? Da igual la cantidad de capas de pintura o barniz que se le hayan dado. Debajo de todas ellas sigue estando la madera, con su veta característica y su color natural. Solo necesitas lijarlo y, en el caso más extermo, utilizar un decapante.
  3. Huecos, rayaduras, grietas... Incluso la madera muy deteriorada o con carcoma también se puede recuperar. Solo necesitas los productos adecuados para que luzca otra vez como nueva.
  4. Y si no sabes cómo hacerlo, nosotros te lo contamos. Dedica un minuto a ver este vídeo, en el que devolvemos su esplendor a un cabecero de madera cubierto por capas y capas de pintura, y verás qué fácil es restaurar cuando tienes los productos que necesitas.

#XylazelLoHaceFácil ¿verdad? Así que, se acabaron las excusas. ¡Anímate a hacerlo tú mism@!